Hasta siempre

“Aunque te esperaba no te esperé. Era como si me esperara a mí. Pero yo no llegué. Ni tú tampoco.”

Te he dicho un millón de veces adiós, y sin embargo te daba la bienvenida. Pero el día tenía que llegar. Ni Fermina, ni Florentino, mi amor.

Anuncios

Y voy a pedir paciencia, no a ti, a ti no te puedo pedir nada, voy a pedir paciencia al universo. Detesto presionar espacios No me acostumbro a la idea de estar

Siempre decir te amo, siempre.

Y la recuerdo tanto. . . Tanto que me falta el aire cuando no logro recordar como era el sonido de su voz cuando decía mi nombre.

Recuerdo cuando me sentaba en sus rodillas después del accidente y ponía todo mi peso en las mías para que a ud no le dolieran las piernas, y le tiraba el pelo porque siempre fui tan bruta para decir te quiero, porque me ponía tan nerviosa cuando quería decirle te amo, mama. Y no me salía y prefería tirarle el pelo, porque usted era igual de bruta que yo, y sabía que eso al final era puro amor, como cuando llegaba del colegio y la pillaba de espaldas y la tomaba en brazos y usted movía sus patitas en el aire, y yo le decía vieja chica, no te voy a soltar, y ud se enojaba y me decía “suéltame, cabra e´mierda” y yo salía arrancando como si me fuera a pegar y era sólo un juego porque por más mal que me portara ud jamás puso un dedo encima mío.

La recuerdo tanto cuando hacía cosas malas y me escondía bajo la cama para que no me pillara y ud me sacaba con la escoba y al final no me hacía nada, y yo me reía porque nunca cachaba donde estaba escondida y un día estuve al menos 5 hrs escondida y ud nunca se dio cuenta hasta que me dio ataque de risa.

La recuerdo cuando se enfermaba y yo no lo tomaba tan en serio porque en mi mundo las mujeres como usted no se morían, no se podían morir.

La recuerdo antes de irse al hospital, cuando la vestí con todo el amor del mundo porque usted no podía y yo pensaba que yo podría vestirla todos los días si fuera necesario, que podría haber sido la que la cuidara todos los días, todos los momentos de su vida, pero no me alcanzó para ser su cuidadora, no me dejó la vida, y tuve que dejarla ir a los 15 años, y tuve que resignarme a ser coleccionista de nostalgias porque en todos los momentos importantes que vendrían después siempre, siempre hay un asiento vacío, el asiento que usted tenía que ocupar y que ahora llevo a donde voy.

Tuve que resignarme a que toda la vida me iba a hacer falta y que la única forma de agradecerle haber sido mi mama y mi abuela era siendo mejor persona para que donde quiera que ud estuviera sonriera y no tuviera que decir “cabra e´mierda”  y sintiera orgullo, que dijera, yo la crié a ella y se le inflara el pecho, que siempre pudiera hablar de mí con orgullo. Te extraño tanto, mama, nunca necesité el tilde para que fueras mi mamá.

At my most beautiful

En la madrugada de hoy trazo un abismo

Dibujo un corazón rojo

Me vuelvo niña cachorro.

Te nombro, te descifro.

A estas horas te dibujo, te armo

te desarmo

te escribo.

El día de hoy trazo un antes, un después.

Te digo te quiero con todas las energías lindas del universo conspirando.

Que te abrace el viento

que te bese la vida

que seas feliz, tan feliz como yo en este momento.